10 Beneficios sociales y fiscales para personas con incapacidad permanente

Beneficios sociales y fiscales Ballester Movilidad

Las personas con una discapacidad permanente reconocida suelen solicitar una pensión por discapacidad como primer paso, pero existen otras ayudas económicas destinadas a facilitar el día a día de estas personas a pesar de su discapacidad.

Para solicitar el certificado de discapacidad debemos regirnos por el Real Decreto 1971/1999 donde se establece la regulación del porcentaje de discapacidad teniendo en cuenta la limitación física o psíquica y los factores socioeconómicos de la persona solicitante.

Este documento sirve como prueba de dicha condición para acreditar ante terceros determinado grado de discapacidad y el acceso a servicios o ayudas que mejoren su calidad de vida.

Ayudas

En las siguientes líneas comentamos las ayudas económicas sociales y fiscales a las que pueden optar personas con discapacidad permanente reconocida.

  1. Tratamientos farmacéuticos: precios reducidos para tratamientos crónicos o de larga duración para los medicamentos recetados en función de su condición y de la renta del sujeto.
  2. Autonomía personal: dependiendo del grado de discapacidad, de su renta y su unidad familiar, la persona discapacitada podrá solicitar el pago completo o parcial del material necesario -sillas de ruedas, prótesis, etc.- para hacer su vida más fácil.
  3. Estudiar: transporte, material, estudios o gastos son cubiertos por la mayoría de centros públicos y privados.
  4. Inserción laboral: un número de plazas para empleo público y privado están reservadas para para personas con discapacidad reconocida.
  5. Beneficios personales: a pesar de tener reconocida una incapacidad permanente, existen puestos de trabajo compatibles con tu estado de salud, por lo que es posible optar a un puesto de trabajo complementario a la pensión por discapacidad.
  6. Vehículos y viviendas: Las personas con incapacidad que tengan limitada su movilidad podrán solicitar ayudas para la adaptación de vehículos y viviendas.
  7. Aparcamiento: las personas con una discapacidad del 33% o superior, movilidad reducida o con vehículos destinados al transporte de personas con discapacidad podrán solicitar la tarjeta de aparcamiento para personas con movilidad reducida.
  8. Transporte público: existen abonos para usar el transporte público a precio reducido para personas con discapacidad.
  9. Ocio: tanto empresas públicas como privadas suelen ofrecer descuentos o entradas gratuitas para personas con diferentes grados de discapacidad.
  10. Otras ayudas: dependiendo del grado de discapacidad, podrás solicitar ayudas para compra o alquiler de vivienda, por familia numerosa, por miembros discapacitados en la unidad familiar, para autónomos, con IVA reducido para compra de vehículos, un subsidio extraordinario por desempleo o beneficios fiscales en IRPF y Renta.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.