Protocolo de cambios posturales para personas dependientes

El cambio de postura mientras estamos en la cama se realiza como respuesta a la presión que sentimos en las zonas de apoyo. Las personas dependientes, en ocasiones, no pueden sentir esta presión o no tienen la capacidad para realizar movimientos.

Es por esto que su cuidador debe ejecutar esos cambios posturales para evitar heridas y úlceras en la piel de la persona encamada.

Los cambios de postura deben realizarse cada 2 o 3 horas en decúbito lateral, decúbito supino (bocarriba) y fowler (semisentado). Con personas dependientes colaboradores puede realizarlo una sola persona, de lo contrario es aconsejable hacerlo entre dos personas.

A continuación, detallamos el procedimiento para mover a la persona encamada en las posiciones básicas:

Decúbito lateral

Para colocar a la persona de lado (izquierdo o derecho y alternar) debemos colocar una almohada debajo de la cabeza y detrás de la espalda, de manera que el cuerpo quede apoyado y con una leve inclinación.

Flexionaremos el brazo inferior paralelo a la cabeza y el brazo superior lo mantendremos apoyado en el cuerpo. La pierna inferior quedará ligeramente flexionada y la superior a la altura de la cadera.

Decúbito supino

Colocar una almohada para apoyar la cabeza y otra debajo de las pantorrillas, quedando las rodillas ligeramente flexionadas. Si se desea se puede colocar una almohada a los pies de la cama para evitar una extensión excesiva de los pies a modo de tope.

Fowler

Para conseguir una posición semisentada, la cabecera de la cama debe elevarse formando un ángulo de 45º. Al igual que en la posición decúbito supino, debemos colocar una almohada bajo las pantorrillas para mantener una ligera flexión de las rodillas. Para mayor comodidad de la persona podemos colocar una almohada detrás del cuello.

Si la persona se ha escurrido hacía abajo, primero debemos retirar la almohada del cuello, colocarla en posición decúbito supino y poner la cama en posición horizontal.

Después, ayudándonos de una sábana entremetida entre cama y cuerpo, tiraremos hacia arriba. Finalmente, podemos volver a colocar la almohada en el cuello y a la persona en la posición correspondiente.

Conclusión

Las casas con varias plantas pueden valerse de un salvaescaleras para cambiar de estancia o trasladar a la persona al sofá o a la cama, de manera que facilite el proceso y mejore la calidad de vida de la persona dependiente.

Tiene fácil instalación y su asiento ergonómico hace que el trayecto se agradable y cómo. Puedes consultar más soluciones adaptadas a las necesidades de las personas dependientes en nuestra web.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.